Ir para o Conteúdo

Café con Sensei

Pensamientos y comentarios del Sensei Jorge Kishikawa


29-nov-2012

Gashuku en Porto Alegre 2 - Raíces del Día Siguiente


Tradução: Pinheiro - Rio de Janeiro

"Me gustaría relatar lo que vi, sentí y reflexioné sobre nuestro Gashuku (entrenamiento intensivo) de miércoles. Ayer, jueves, me quedé a reflexionar sobre mis actitudes durante el Gashuku, y me di cuenta de algunas fallas dentro de los Katas del Bushido (Camino del Samurai) que cometí. Pienso en me concentrar para no fallar nuevamente.

Al principio, observé el entrenamiento del Senpai Alessandro con el Sensei, mismo que en Iaijutsu (técnica con la espada de metal) yo no sea practicante, percibí riqueza de detalles únicos. Ya en Jojutsu (arte del bastón), observé como el Sensei utiliza la energía con levedad y precisión en cada golpe, cuidando de los detalles.

Ya en el Kenjutsu, me ha sorprendido en el calentamiento, Senpai Alessandro me llamó para colocar el Bogu (equipo de protección). Pronto, Sensei pidió a los otros haceren narabe (formar cola) en el lado de la cancha y entonces ya estaba luchando con Sensei, yo de Nito (dos espadas) y el Sensei de Ito (una espada). En este momento, yo senti más de lo que he visto, porque los golpes venían de direcciones nunca antes vistas por mí, y cuando pensé que estaba bien cerrado, surgió un kote (golpe en el antebrazo) que me abrió más la visión de estratégia y de posibilidades.

Sobre mis ataques, yo estaba un poco rígido al princípo, pero entonces me recuerdé del Hidensho 17 donde Senpai D'Angelo (CS 05-Nov-2012 - Hidensho 17 - Eso es Kenjutsu!) dijo que no podría mover el Sensei y fui allí intentar mi suerte, pero al inicio de cada ataque (incluso cuando estaba pensando en iniciar el ataque!) el Sensei me golpeaba. Después de algunos intentos, yo conseguí, pero en realidad, el Sensei sólo queria conducirme para me cansar y al final recibí un bello Ippon (golpe fatal). Yo no sé cuantos ataques yo hice mientras avanzaba, pero ningún estuvo cerca de llegar al Sensei. Me siento muy honrado por todo este aprendizaje, ojalá un día tener la tranquilidad y precisión en los golpes como el Sensei.

En el shiai (valendo punto), yo pudo cruzar espadas con los colegas de la unidad de Caxias do Sul que yo no vía hace mucho tiempo, y fue estupendo ver cómo mejorarón, sirviendo como incentivo para mi mejoramiento también. En cada pelea, Sensei estaba muy atento para observaciones y correcciones, sea en los combatientes o los jueces. Al final, habría un shiai entre dos equipos de 5º kyu y superior, y de nuevo me sorprendi por haber sido llamado, ya que soy 6º kyu y no me considero un gran espadachín.

Hubo mucha animación por parte de los demás y terminamos con la energía en alto.

Durante el Momento de Oro (parte filosófica), el Sensei habló sobre los juramentos del Hagakure, detalles importante nunca ser derrotado en el Camino y lo que eso significa en realidad para la clase Samurai. Contó sobre la convivencia con Gosho Motoharu Sensei y la importancia de la lealtad al maestro y el Camino, a punto de poner el Camino sobre todo en la vida.

Después del entrenamiento, fuimos encontrarnos con el Sensei en una casa de carnes, pero lamentablemente terminé me perdiendo en el camino y llegué tarde. Durante los momentos de convivencia con el Sensei, lecciones del camino y historias. Nos presentamos al Sensei y quedamos conociendo más a cada uno, y de los Senpai oímos el reconocimiento del Sensei sobre lo que cada Senpai (veterano) hizo por el Camino y el cuánto se debe valorar este tipo de actitud.

Cuando llegué a mi casa, pensé que había aprendido casi nada, pero en el día siguiente, el conocimiento empezó a echar raíces, mi mente se hizo más clara, la visión con mayor alcance y la mano estás más firme en la espada que antes.

Domo Arigatou Gozaimashita, Sensei, por haber puesto a disposición tu tiempo para enseñarnos valiosas lecciones!


Steyer - Unidad Porto Alegre


Algunos saben que la oportunidad es como una piedra después de lanzada, la palabra después de hablada y el tiempo después de pasado.
La gran mayoría, en proceso de autodestrucción, todavía piensan que, en otra oportunidad, poderán oír, ver o sentir lo que pasó en el Gashuku. Ledo error. La oportunidad es única.
Y se va tan rápido que no ves! Pero los resultados , tu consigues sentir "en el día siguiente".
Así es. No hay mantras de uso en los oídos de los caballos...

 
" Y se va tan rápido que no ves!"




topo

Instituto Niten Internacional
+55 11 94294-8956
contacto@niten.org