Ir para o Conteúdo

Café con Sensei

Pensamientos y comentarios del Sensei Jorge Kishikawa


06-jul-2012

Shugyo con Sensei 6 – El “Duelo” de Sensei


“Aquí estamos, Sensei y yo, en un Gashuku (concentración) de tres días en Japón. Un Gashuku de lai con entrenos de Jô (bastón) incluidos.

 

Este Gashuku no estaba en nuestros planes originales, antes del viaje. ¡Eso importa ya que, en el planeamiento del viaje, Sensei programó cada etapa de modo estratégico! ¿Cómo? Ponderando los recursos* necesarios en cada fase, los periodos de “descanso” físico, la logística, en fin, como darlo todo al máximo en cada etapa, pensando en lo que ya pasamos y lo que aún habremos de pasar, para vivir.

 

Pese a que el programa fue diferente del esperado, cuándo estamos en guerra (o podríamos decir: en la vida), ¡nuestros imprevistos se presentan y tenemos que lidiar con ellos!

 

Pues entonces, en el tercer y último día de Gashuko, el Soke (sucesor) de nuestro estilo decidió promover un shiai entre los dos equipos: ¡Japoneses versus gaijins (extranjeros)! Dos equipos de ocho samuráis cada.

 

Sensei y yo quedamos en el equipo de los gaijins (mi caso era perogrullesco pero, el de Sensei, ¿quién sabe o puede afirmar?).

De cualquier manera, el facto es que Sensei, por ser el capitón del equipo, tenía un oponente de peso. Se trataba también de uno de los profesores responsables en el Gashuku y coordinador de un dojo importante en el Estado/Provincia dónde estábamos.

 

Eran dos secuencias cualesquiera para cada practicante.  El shiai estaba siendo atentamente acompañado por, por lo menos, 100 espectadores más, todos practicantes de lai, participantes del Gashuko que estaba ocurriendo en un gran gimnasio.

Desde mi punto de vista, había un toque de tensión en el aire, ¿cómo “tendrían condiciones, los gaijins, de representar peligro a los japoneses?".

Los tres jueces quedaron parados, inmóviles, por mucho tiempo sin pestañear, con un impresionante nivel de atención, acompañando los menores detalles de cada dupla. En serio, era casi como si cada juez estuviera allí ejecutando las secuencias que acompañaba.

 

Terminadas las dos performances del profesor y de nuestro Sensei, los jueces dieron su veredicto: 2 x 1 a favor del referido profesor. Pero con un detalle fundamental: El voto para Sensei fue dado por nadie más, nadie menos que Fumitaka Sensei, hijo del Soke del estilo y, por el orden natural de las cosas, futuro Soke. Es decir, tuvimos un contexto que fue un tanto incómodo para muchos de los presentes, a fin de cuentas, ¡en la evaluación del futuro Soke del estilo para aquellas presentaciones, ¡un “gaijin” (comillas indispensables), nuestro Sensei, superó una referencia importante para el estilo en Japón!

 

¿Y ahora? ¿Qué significa eso? Honestamente no me siento en condiciones de evaluar los desdoblamientos del facto en Japón.  De “nuestro lado”, lo de los gaijins, arriesgo decir que el mensaje es seguir entrenando, con firmeza, con garra, con furia, siguiendo el ejemplo de Sensei, pues creo que el espíritu samurái que cultivamos en nosotros, acá en Niten, es independiente de la nacionalidad, raza, religión o cualquier otro rótulo que somos capaces de imaginar. ¡Aquellos que, como Fumitaka Sensei, estuvieren en condiciones de percibir y reconocer eso, lo harán!

¡Omedetô a Fumitaka Sensei por la transparencia, omedetô a Sensei por el hecho y Domo Arigatô Gozaimashita por no entrenar en el Espíritu Guerrero!

*comprenda por recursos necesarios además del equipaje, el tiempo, la energía individual de cada uno y el conjunto de la dupla. Los recursos son parte de la estrategia…









topo

Instituto Niten Internacional
+55 11 94294-8956
contacto@niten.org