Ir para o Conteúdo

Café con Sensei

Pensamientos y comentarios del Sensei Jorge Kishikawa


22-ago-2011

Momentos de satisfación

"En el momento de Oro desta semana el Sensei habló acerca de sermos okoko* y retribuir lo que nuestros padres hicieron, según el Hagakure esta sería una de las virtudes del samurai contenidas en el bushido.Estas palabras me hicieron pensar se yo estaba siendo okoko ou ofuko en mi vida.

Estoy casado hace tres años y, desde que salí de la casa de mis padres, la frecuencia con que yo los visitaba era cada vez menor, no que hubiera algún problema entre nosotros, yo los amo y debo todo a ello, ni mismo la distancia, pues nuestras casas se quedan cerca, el problema siempre fue el tiempo, o sea, la ausencia de ello.

Yo trabajo mucho, estudio, participo de asociación Nipo-Brasileña de mi ciudad, organizo eventos y, en medio del tumulto de tareas mis padres siempre terminaban quedando en segundo plan, yo siempre pensaba:"después voy a visitarlos","Despues voy allá"...Pero, el después casi me fue quitado...

Al final del año pasado mi padre sufrió un derrame cerebral que tomó todos los familiares de sorpresa, me quedé asustado, pues ello siempre fue una de las personas más fuertes que ya he conocido y por poco no ha muerto.

Hice una promesa para mí, dedicaría más tiempo de mi vida a mi padre y mi madre, aun, terminé de nuevo asumindo nuevas responsabilidades y dejando mis padres de lado.

En marzo deste año, mi padre sufrió un infarto en la vespera de mi cumpleaños, en aquella época yo tenía problemas en el trabajo, tuve que salir de la facultad, la abuela de mi esposa se ha muerto y, mismo que quisiera, no conseguía ser okoko como debería.

En abril empezé a entrenar en el Niten, me quedé muy contento, pues aquí encontré algo que hace tiempo que buscaba, el autosatisfación.Pero faltaba algo, yo aun estaba siendo ausente con mis padres, aun estaba siendo ofuku con ellos, pero no percebía.

En el jueves 21/07 mi madre me llamó por teléfono a las 7h30min de la mañana diciendo que mi padre no esta se sintiendo bien y, me pidía que le llevara al hospital, rapido me fue hasta la casa de ellos y encontré mi padre visiblemente abatido, él se quejaba de tontura, náusea y visión borrada.Inmediato dije que entrara en el coche, pero, mi padre quizo ir al baño antes, mientras eso yo llamé a mi trabajo diciendo que iba a tardar, fue cuando mi madre me llamó llorando didiendo que mi padre había caído en el patio.LLegando al patio encontré él estaba enel suelo inconciente,teniendo convulsiones, respiraba con dificultad, sangraba y salía espuma de su boca.Me quedé atemorizado, pensé que estaba enfartando de nuevo.

Mi hermano y yo intentamos reanimarlo, hicimos masaje cardíaca, respiración boca a boca, pero él no contestaba, pensé que iba a perderlo, pensé que estaba muriendo en mis brazos, llamamos el rescate y con la ayuda de los vecinos y familiares conseguimos ayudarlo.

Ya recuperado en el hospital, pregunté a mi padre porque no había me llamado antes, ya que él se despertaba a las 6h para trabajar y, él me contestó:" Yo no querría te molestar", en aquel momento yo pensé, que tontería, es una motivo de salud! Pero, aquello no salió de mi cabeza porque mi padre pensaba que estaria me molestando...

Entonces, en el Momento de Oro el Sensei dijo a nosotros acerca de la importancia de sermos okoko y yo percebí que la culpa por mi padre pensar de aquel modo

Prometí a mi mismo que dedicaría más tiempo de mi vida a él y mi madre, aun, de nuevo terminé asumindo nuevas responsabilidades y dejando mis padres en segundo plan.

En marzo deste año, mi padre sufrió un infarto en la vespera de mi cumpleaño, en aquel momento yo tenía problemas en el trabajo, tuve que salir de la facultad, la abuela de mi esposa se ha muerto y, por más que quisiera, no conseguía ser okoko como debería.

En abril empezé a entrenar em el Niten, me quedé myu contento, pues aquí yo encontré algo que hace tiempo yo procuraba, el autosatisfación.Pero faltaba algo, yo aun seguía siendo ausente con mis padres, aun, estaba siendo ofuku con ellos, pero, no percebía.

En el jueves 21/07 mi madre me llamó a las 7h30min de la mañana diciendo que mi padre no se sentía muy bien y, me pidió para llevarle al hospital, rápido me fuí has ta sus casa y encontré mi padre visiblemente abatido, se quejaba de tonturas, náuseas y visión borrada.Rápido dije que entrase en el coche, pero, mi padre quizo ir al baño antes, mientras yo llamaba a mi trabajo para decir que iba a tardar, fue cuando mi madre me llamó llorando diciendo que mi padre se había caído en el patio.Cuando llegué, encontré mi padre caído en el suelo inconciente, convulso, respiraba con dificultad, sangraba y salía espuma de su boca.Me quedé atemorizado, pensé que estaba enfartando de nuevo.

Yo y mi hermano intentamos reanimarlo, hicimos masaje cardíaca, respiración boca a boca, pero, él no respiraba, pensé que iba a perderlo, pensé que él estaba muriendo en mis brazos, llamamos el rescate y con la ayuda de vecinos y familiares conseguimos ayudarlo.

Ya recuperado en el hospital, pregunté a mi padre porqué él no me llamó antes, ya que él se despierta a las 6h para trabajar y, él me contestó:"Yo no querría te molestar", en aquel momento yo pensé,que tontería, es un caso de salud! Pero aquello no salió de mi cabeza porque mi padre pensaba que estaba me molestando...

Entonces, en momento de Oro el Sensei nos dijo acerca de la importancia de srmos okoko y yo percebí que la culpa por mi padre pensar de aquel modo era mia, yo estaba tan lleno de tareas y distante de él que él no se sentía con el derecho de "ocupar" mi tiempo y tampoco pedir mi ayuda!

Decidí como persona, como hombre y como samurai que dedicaré más de mi tiempo àquellos que me dedicaron toda sus vidas!

Este domingo fuí pescar con mis padres, fue fantástico!
Agradezco alNiten por existir el Momento de Oro"
Mauro(Unidad Vila Mariana-Templo Nikkyoji)

*OKOKO-Retribuir, gratitud por los padres y por aquellos que dedicaron sus vidas por nosotros

Mauro ao lado dos pais

Sabemos que nuestros personas queridas estan siempre en nuestros corazones.

Sin embargo, la vida, como bien escrito en mi libro Shin Hagakure, no es un mar de rosas y, a veces, hace nosotros lejarse de cosas más valorosas como seres humanos.

La travesía de la vida es difícil y, para no ahondarmos de una vez o cocharse con alguna roca o iceberg, tenemos que tener el control del timón.Estemos siempre atentos.

Aun, eso no es suficiente.

es necesario tenermos una búsola. De lo contrario, no llegaremos a nuestro destino.O, llegaremos insatisfeitos.

El Momento de Oro no se resume a algunas lecciones de sabiduría para el entrenamiento técnico o aquisición de una postura marcial, como bien demonstra este relato.
Si el Shin Hagakure es el libro indispensable para despertar el tigre adormecido en nuestros corazones, como dichos por Guido Mantega(pag.19), el Momento de Oro hace el papel de la Búsola que, indispensable a todos los capitanes, impedirá que el tigre duerma en nuestros corazones.
Al fin de nuestra travesía es necesario, antes de todo, llegar.
y, com el momento de Oro, es posíble que llegaremos.
Y, creo yo, más satisfechos.



topo

Instituto Niten Internacional
+55 11 94294-8956
contacto@niten.org