Ir para o Conteúdo

Café con Sensei

Pensamientos y comentarios del Sensei Jorge Kishikawa


11-sep-2008

11 de septiembre

Era una mañana como otra cualquiera y, en medio a la luz y el frescor de la primavera, salíamos de nuestros habituales entrenamientos del Hokkaido*. En las calles, atascos, bocinazos, autos, micros repletas. Todo parado. Escena típica de una mañana en la capital paulistana. Poco antes de las once, algunos samuráis modernos andaban hacia la panadería. Como siempre, transpirados después del entreno de la Unidad Ana Rosa y vestidos de kimonos y espadas a la mano, despertamos la atención. Era la única forma. No teníamos tiempo ni para un “baño de gato”. Aquél día no fue diferente. Nos sentamos en la mesa de la cafetería. Comida a kilo en clima de “vaso sucio”. Una tele al fondo solo para distraer a los clientes impacientes. Me senté y, como siempre, di aquella suspirada después de un buen entreno. Al mirar la tele, veo confusión y: - ¡Booooommmm!!!! No creo en lo que veo y me quedo inerte, sin reacción, apático, “mushin”*. Confieso: llevé un men*, de aquellos... Era 11 de septiembre.

*Hokkaido = local de entreno de la Un Ana Rosa, en São Paulo
*mushin = mu (vacío); sin = (sentimiento)
*men = golpe en la cabeza



topo

Instituto Niten Internacional
+55 11 94294-8956
contacto@niten.org